QUE ES UN PSICOPATA EMOCIONAL NARCISISTA, VIOLADOR DE ALMAS


Llegara un momento en este relato que creerás estar leyendo tu propia historia.

Si has leído AMOR ZERO de Iñaqui Piñuel entonces sabrás con que te vas a encontrar, si aún no lo has leído, te sugiero lo hagas, porque es lo único que te va a salvar de las garras de un Psicópata Emocional como el que me tocó a mi.  
Soy una victima de amor zero, porque jamás fue sincero ese amor que creí me daban. Nunca hubo amor de su parte.

Esta es mi propia historia.


Lo conocí hace un año, un 1 de septiembre de 2016, en un Centro Comercial, me abordó de una manera extraña, yo ingresaba por una de las puertas y se me acerco y me dijo: 
- Disculpa, creo que te conozco
Yo lo miré y me di cuenta que jamás lo había visto en mi vida y le respondí:
- Lo siento creo que estas equivocado.
prosiguió:
- No, de hecho estoy seguro que nos conocemos, no se tal vez en la Universidad
- No, que pena creo que estas equivocado de persona, lo siento tengo afán debo cumplir una cita con un cliente en 5 minutos - le respondí
Pero siguió insistiendo en que me conocía, nombró a su Universidad, le dije que yo no había estudiado allí, es más, le dije que había estudiado en otra ciudad, pero seguía insistiendo en decir que me conocía. Le dije: - Tal vez me parezco a alguien, a lo que respondió: No creo, tu eres única.
Yo realmente tenia mucho afán, pero ya este sujeto había logrado robar mi atención y como tenia tanto afán solo le pregunté su nombre y le entregué una de mis tarjetas de presentación, le dije:- Mira este es mi número de celular de pronto en otra oportunidad podamos hablar. Y me fui.

Pasaron 2 días y yo me había olvidado de ese encuentro.
Era sábado 1 pm, me encontraba con una amiga en un hotel de la ciudad, con intenciones de participar de una conferencia que dictaría uno de los hombres con mas carisma en este mundo, periodista, escritor, conferencista y motivador.
Estábamos inscribiéndonos para participar cuando mi teléfono celular sonó, era un número para mi desconocido.
 -Alo?
-Hola como estás, te habla Julián XXXX (omito sus apellidos, aunque desearía ponerlo en evidencia y evitarle dolor a tantas mujeres que cayeron y caerán en sus garras) me recuerdas? nos conocimos hace 2 días en XXXXX
- Si, hola, claro como estás?
- Muy bien linda y tu?
- Yo muy bien gracias.
- Te llamo porque me gustaría invitarte a salir hoy, es posible?
- Que lindo, gracias. Mira, estoy en este momento a punto de ingresar a una conferencia y me desocupo a las 9 pm, yo creo que seria en otra oportunidad.
-No, me parece bien las 9 pm, en donde te encuentras?
-Estoy en el Hotel XXXX
- Verdad? ese hotel es a 2 cuadras del apartamento de mis padres, yo estoy aquí, muy cerca de ti.
- Que coincidencia, bueno si deseas nos vemos cuando yo salga y tomamos algo
- Si claro hermosa, me avisas y te recojo.
- Ok entonces así quedamos.

Yo ingresé al evento y terminamos como a las 9 pm y ya él me estaba llamando muy interesado en que nos viéramos.

Le pedí a mi amiga que me acompañara mientras él llegaba y así fue, él apareció pulcramente vestido, debo decir que no es para nada atractivo, pero su amabilidad, su carisma, su mirada, hacía que se me olvidara su poca gracia.
Y pensé: - Bueno, lo hermoso se debe buscar en el alma - (Y ahí empecé yo a caer en este juego).

Llegó, me saludó muy amablemente con un beso en la mejilla, despedimos a mi amiga en un taxi y le dije que debía ir a ver mi auto que estaba parqueado en la calle a la vuelta del hotel. Caminamos hasta allí y le pedí al señor que estaba vigilando los carros, que lo recogería en una hora y que por favor me lo siguiera cuidando.
Fuimos a un café bar, allí cerca, 2 calles, es una zona de bares y pubs. No quise aceptarle invitación a cenar, le dije que solo me tomaría una limonada y nada más. Yo sentía algo de desconfianza, pues aun se me hacia extraña la forma en que él me había abordado en aquel centro comercial.
Conversamos un rato, me contó algunas cosas sobre él, nada trascendental, igual yo le conté algunas cosas mías, y llegando las 10 pm le dije que debía marcharme y salimos del bar.
Me acompañó a donde estaba mi auto, me ofrecí amablemente acercarlo al apartamento de sus padres para recoger el suyo. Me tomó de mi mano para caminar y hubo un momento en el que él me frenó y me abrazó, yo sentí ese abrazo cariñoso, cálido y lo correspondí. Llegamos afuera del edificio, estuvimos allí unos 15 minutos hablando dentro del auto, se me acercó, me dio un ligero beso y luego se bajó y me indicó cual era su auto, se despidió del portero y se subió a su auto. Yo arranque y partí hacia mi casa. Noté que él me seguía pues llevábamos la misma ruta. En cierto punto yo me desvié y él siguió su camino. (Meses más tarde yo entraría a ese edificio y conocería a sus padres, una pareja muy peculiar)

A los 20 minutos aproximadamente, ya me estaba escribiendo y pidiéndome que le recibiera una llamada, pues deseaba hablar conmigo.
Me dijo que estaba encantado de conocerme, que yo era una mujer maravillosa, me llenó de elogios y palabras cariñosas y bonitas y yo me las creí. Sentí que estaba conociendo a alguien que por fin iba a valorarme. (Cabe destacar que mis relaciones amorosas siempre han sido un desastre, pero eso es tema para otro blog).

Hablamos un buen rato por teléfono y nos despedimos.
Al otro día (sábado), ya estaba escribiéndome por el whatsapp varias veces al día y me propuso que al siguiente día fuéramos a cenar.
Era domingo 7 pm, llegué a su edificio a recogerlo, es muy cerca a mi casa, en el sur de la ciudad y nos fuimos en mi auto rumbo al restaurante que deseaba que yo conociera. Es un sitio hermoso, bello y finamente decorado, muy elegante. Un lugar al que yo difícilmente podría acceder por sus precios altos. Pero él no, pues estaba acostumbrado a pertenecer a clubes y a frecuentar los sitios mas finos y costosos de la ciudad.
Yo sentí que había agarrado el cielo con las dos manos.
Entré y quedé deslumbrada. En realidad es un sitio muy hermoso. Hablamos muchas cosas, me contó sobre su familia y yo le conté sobre la mía.
Cenamos allí, no recuerdo que pedí para comer, pero estaba delicioso.

Cuando salimos de aquel lugar eran las 10 pm. Me pidió que aceptara conocer su apartamento, quería mostrarme unos cuadros que había comprado. La conversación de esa noche en el restaurante había sido de familias y decoración. Cuadros, muebles adornos. Yo realmente nunca le he puesto interés a ese tema, para mi son cosas banales, pero vi que para él era una pasión y me interesé en lo que me contaba.
(Con el tiempo descubriría que es un obsesivo compulsivo por las compras, durante un año de relación, cambió 3 veces la decoración total de su apartamento incluidos muebles, adornos y cuadros y su único tema de conversación era ese. Todo el día me enviaba fotos que tomaba en almacenes, a eso se dedicaba, poco trabajo pero mucha compra).

En el trayecto de regreso a su apto me pidió que entráramos al supermercado a comprar algunas cervezas y cuando estábamos allí, me tomó en sus brazos y me dijo: - Linda, quiero que seas mi novia, me gustas mucho y cuando te vi, sentí que eres la mujer que he estado esperando desde hace mucho tiempo. (Y yo de bruta le creí).
Me quedé mirándolo y le dije que él me parecía también muy interesante, que lo intentáramos. (Yo venia con muchos vacíos emocionales y deseaba encontrar esa persona que me ayudara a llenar esos vacíos, no entendía que el problema no eran los vacíos, el problema era yo y mi baja autoestima, todo eso lo vine a entender tiempo después).


Y me dijo: Hermosa, hoy quiero hacerte el amor, por favor no me digas que no, si no lo hacemos hoy, siento que te perdería, yo deseo mucho estar contigo, que pactemos nuestro amor de esta manera, dime por favor que si. 
Yo me negué en un principio, le dije que no, que más adelante, que no me sentía preparada, que me diera tiempo y el seguía y seguía insistiendo. Yo le había comentado en el restaurante que debido a una enfermedad que yo padecía en ese momento, todo mi deseo sexual se había ido a cero y que yo llevaba mucho tiempo sin deseos y no sentía ganas de estar con nadie. Y él me seguía insistiendo y diciéndome que él me ayudaría a superar eso, que él haría que yo volviera a sentir y que me tendría paciencia, que lo único que le importaba era yo y que todo iba a estar bien.
A estas alturas de la conversación yo ya pensaba que podría ser positivo para mi volver a tener sexo, pues llevaba mucho tiempo sin tenerlo y que de pronto él de verdad me ayudaría a superar esa falta de deseo. Así que acepté, más como terapia, y no por que lo deseara realmente.

Llegamos a su apartamento, con las cervezas, los preservativos y esas ganas incontenibles de aquel sujeto, que no me quería dejar ir a mi casa sin antes pasarme por su cama.

Debo decir sin entrar en detalles, que esa noche volvi a vivir, ese hombre sabia exactamente donde y como tocarme y hacer que yo estallara de placer. Fue mágico. (Ahí ya me enganche con el tipo en cuestión).
Me causó curiosidad y se lo hice saber, el porque usaba doble preservativo, uno sobre otro y se lo cambiaba a mitad de la relación, me dijo que siempre desde hacia 16 años lo hacia para protegerse. (En algún momento por mi cabeza se cruzó la frase: será que este hombre se acuesta con cualquiera y por eso tanta protección).

A partir de ese día este hombre me llenó de amor, mimos, frases hermosas, detalles, salidas, cenas, besos, abrazos y todo el amor que yo siempre había deseado recibir y claro está mucho sexo, porque parecía una maquina sexual. Creo que teníamos sexo día de por medio y en algunas ocasiones todos los días. También fue controlador y obsesivo con los mensajes por whatsapp. Sino le respondía de inmediato me bombardeaba de mensajes repetidos hasta que yo respondiera.
Su rendimiento sexual no crean que era el de un actor porno, aguantaba mucho tiempo pero con pausas, se cansaba mucho. Descubrí en una ocasión que tomaba unas pastillas chinas, se las encontré y le pregunté y se me iba como enojando pero finalmente me dijo que las tomaba para poder durar mas. Realmente duraba eternidades pero no era el mejor sexo del mundo. Pocas veces eyaculó dentro de mi, el 95% de las veces en un año de relación había masturbación asistida, es decir yo lo acariciaba, le hablaba, lo motivaba y él se masturbaba hasta llegar al orgasmo.
No es el amante perfecto ni ideal, pero yo ya me estaba enamorando de sus detalles y me tenia totalmente enganchada. Ya en poco tiempo yo había logrado que no usara doble preservativo sino uno solo, pero jamás tuvimos segundo round, era una sola vez y yo para mi casa.

La relación marchaba bien, había mucha constancia de hablar en el día, y vernos, salir a cenar, en fin, sentía que tenia una relación como yo la deseaba con alguien que me quería.
A los pocos días tuvimos nuestro primer altercado, pues yo ya estaba aburrida de lo mono temático, solo hablaba de cuadros, adornos y muebles, yo le pregunté en alguna ocasión sino le gustaba leer, pues yo si soy adicta a la lectura y me gusta hacerlo para crecer espiritual e intelectualmente. Me dijo que no mucho, que en la iglesia (ahí me enteré que frecuentaba una iglesia cristiana) le habían prestado unos libros pero que no los había terminado de leer, no le habían gustado. Ese día me di cuenta que al hombre jamás le había gustado la lectura y que en su cerebro había muchas neuronas sin estrenar. Ese día le dije que mejor buscara otra mujer mas parecida a él, que la verdad yo ya me estaba aburriendo de siempre hablar de lo mismo. Duramos unos 8 días sin hablarnos y me volvió a buscar diciéndome que me extrañaba que le hacia mucha falta, que volviéramos. (Y yo volví a caer)
No llevábamos ni un mes cuando ya me dijo que me amaba, y eran constante los TE AMO en nuestras conversaciones, pues yo también me sentía muy enamorada de él, a pesar de aburrirme en algunas ocasiones. Pero me gustaba su compañía y lo hermoso que me trataba.

Duramos 15 días bien hasta que surgió otro inconveniente y nos volvimos a separar otros días y así sucesivamente volvíamos y terminábamos, en un total de 7 veces en un año.

Algo que si comenzó a suceder es que inicié siendo su novia, pero cada vez que terminábamos y volvíamos yo regresaba, pero en otro escalafón mas abajo, ya no era su novia. Yo se lo decía, que me estaba degradando, que cada vez yo era menos en su vida y él para mi lo era todo.
En el mes de diciembre conoció a una de mis mejores amigas, él insistió en que la llevara a presentársela a su apartamento, así que fuimos, pero yo ya le había advertido a ella como era él de obsesivo con el orden, que allá todo era como él dijera, que no se sorprendiera si hacia cosas raras. Si, el definitivamente era obsesivo compulsivo, y además controlador. Yo a esos 3 meses de conocerlo había cambiado mucho, había dejado de ser quien soy para ser quien él quería que fuera, había cambiado mi esencia y mi amiga me lo hacia ver todos los días y yo no lo quería aceptar. Ese día que la conoció, se armó la de Troya, pues el comenzó a decir cosas sobre mi de muy mal gusto a lo que mi amiga le refutó y yo al calor de unas cervezas también me comencé a defender. Mi amiga le dijo: - Mira Julián ella ha hecho muchas cosas por ti, porque me consta, ha cambiado su esencia para ser como tu deseas que sea, ella siempre corre a verte cuando la llamas, ella siempre está para ti, ha hecho mucho por ti y tu que has hecho por ella? y ahí su cara cambió de expresión, se enojó y a esas alturas yo preferí que nosotras saliéramos de ese lugar, antes que se formara una discusión mas fuerte. Yo no lo quería perder a él, pero tampoco a mi amiga.
Ese día me di cuenta que él me tenia en sus manos, yo había dejado de ser yo, por ser la mujer que él deseaba que fuera. 
Cuando llegué a mi casa me llamó y discutimos, estaba muy enojado porque mi amiga lo había confrontado, estaba furioso, ese día dejamos de vernos como 5 días, hasta que de nuevo volvimos.

Y así sucesivamente volvíamos y terminábamos, pero cada vez yo era menos en su vida, ya no habían salidas a comer, ya solo nos veíamos en su apartamento, muchas veces yo llevaba las bebidas y la comida por su encargo y jamás me devolvió el dinero de la compra. Muchas veces eso era lo único que yo tenia en la billetera y no le importaba dejarme así, sin un peso. Ya cada gasto iba era por mitad, ya no me llamaba como antes, ya no era su amor, ya no me decía te amo y lo peor yo ya sospechaba que se estaba hablando o viendo con alguien más.
Cada vez que nos ausentábamos yo sabia que él ya estaba en busca de alguien más.
Solía y suele frecuentar los centros comerciales de la ciudad, se va solo, me decía algunas veces que estaba con sus padres pero yo sabia que mentía, otras decía que iba a cine solo, jamás vimos una película juntos. Tiene un closet con mas de mil películas y jamas me dijo que viéramos alguna.
Alguna vez enojada le dije: - Eso que tu hiciste conmigo de abordarme así en el centro comercial, no es la primera vez que lo haces, ya lo has hecho, y él solo me miraba y se sonreía.
Muchas de las veces que terminamos yo fui la responsable, me hartaba la situación, y lo cortaba, pero enloquecía lejos de él y volvía a buscarlo, muchas veces le rogué, le lloré, me humillé para que volviera conmigo, yo ya había perdido mi autoestima, mi amor propio, mi dignidad.


Para navidad me hizo un regalo, fuimos a un almacén y me compro 2 blusas hermosas, que me encantaban, pero no era gratis, me pidió que le regalara 100 dolares que le faltaban para comprarse un cuadro y yo como era navidad, se los di.  (Ese dinero que le di me abrió un cráter en mi economía, pero no me importó, yo lo amaba)


Para mi cumpleaños no hubo nada, ni un detalle, ni una rosa, nada, a cambio de eso me vendió dos cuadros (según él en un precio irrisorio para ser para mi, y que ese descuento era mi regalo de cumpleaños), y yo como una idiota caí, (él solo necesitaba deshacerse de esos cuadros para su nueva remodelación, ya había hecho una desde que me conoció y continuamente cambiaba adornos).

Conocí a sus padres un día que me pidió le ayudara a resolver unos exámenes, que la compañía donde trabajaba le exigía para certificarlo un año más en su labor. Así que fui y los conocí.  Ya ellos sabían que salíamos, él me nombraba en sus llamadas telefónicas. vale destacar que cuando estábamos juntos sus padres lo llamaban unas 15 veces al día. Controladores al 200%. Querían saber todo el tiempo que hacia, a donde íbamos, que estábamos haciendo. Un hombre de 51 años controlado por una pareja de padres de 80 años que creen que aún tienen a un bebé, al que le acolitan sus compras obsesivas compulsivas, al que tratan como si fuera un desvalido o un retrasado mental.


Ese día debíamos trabajar en el computador. Él no tiene ni pc ni internet en su apartamento, pues dice que no le gusta, pero en casa de sus padres él se conecta y hace todo lo que necesita en la web. Me había dicho que no tenia redes sociales, yo lo busqué por todas ellas al estilo Sherlock Holmes y la verdad ni rastro de él en la web. Pero cuando nos sentamos al pc, vi que tenia abierta la página principal de facebook, me pregunté que hacia en esa pagina si no tenia perfil. Me quedó siempre esa duda. (Tal vez ahora caigo en cuenta que tiene un perfil falso por donde conoce mujeres).


Ese mismo día entré al baño y vi su celular conectado cargando la batería, no quise mirarlo, debí hacerlo, así habría descubierto muy temprano con que sujeto me había involucrado y me habría ahorrado tantas lágrimas.


Pasaron los meses entre ires y venires y como les contaba antes, la relación se desquebrajaba aún más.


Un día domingo ya no recuerdo de que mes, me dijo que en el Club sus padres se habían enterado que yo estaba casada (él sabia que estaba casada, separada más no divorciada) y que por esa razón sus padres le habían prohibido volverme a ver y que debíamos terminar, pues él no le quería llevar la contraria a sus papitos que están tan ancianos.  Esa noche le lloré lo que no se imaginan, le supliqué, le pedí de todas las maneras que no me dejara. (No puedo creer ahora esa dependencia emocional tan inmensa que se creó hacia él que tanto daño me ha hecho).


Dejamos de vernos mas de una semana y sufrí lo que no he sufrido, sentía que moría sin él, sentía que no podía respirar. No dormía, no comía, no tenia vida.


De tanto rogarle accedió a seguir, pero ya no era su novia, era una amiga con derechos. (y no muchos derechos. claro está)


Y así proseguimos unos meses más, peleando, volviendo una y otra vez.


Hace 3 meses descubrí que se veía con una mujer. Me dijo que en una de las separaciones que habíamos tenido había conocido a una fiscal que asiste a la iglesia cristiana donde él asiste, se llama Rey de Reyes. (Descubrí también que no asiste a la iglesia porque desee crecer espiritualmente, ni porque crea que va a acercarse a Dios, lo hace porque allí conoce mujeres con el perfil que le gusta: profesionales y con dinero, ademas de susceptibles emocionalmente).


Me decía que le había vendido varios objetos de decoración y que por eso se veía con ella, pero yo sospechaba que había algo más. En alguna ocasión que yo estaba en su apartamento su mamá llamó y le preguntó con quien estaba y el le dijo que estaba con Olga Lucia, obviamente no soy yo, era la mujer en cuestión. Me di cuenta que ya sus padres sabían que estaba saliendo con ella y en alguna ocasión escuche que la mamá le preguntaba: Ud está con XXX (o sea yo) él le decía: No mamá yo nunca más me volví a ver con ella. (En esas ocasiones me sentí de lo peor).


Continuamente me decía que sus ex lo buscaban, mientras estábamos juntos su teléfono no dejaba de sonar, su whatsapp sonaba todo el tiempo y él no lo respondía, muchas veces quise tomar en mis manos ese teléfono y salir a correr para ver que ocultaba. Lo dejaba en el baño o en otra habitación, (se ahora después de leer AMOR ZERO, que él hacia todo eso para provocarme, porque un psicópata emocional solo busca destruir a su pareja, a su victima, violar su alma, acabar con ella como sea y sin importar sus sentimientos).


Un Psicópata emocional no ama a nadie, eso me ha quedado muy claro ahora.


Muchas veces supe que me mentía, habían muchas cosas que no cuadraban en sus versiones, en cosas que hacia, pero yo estaba ciega, no quería ver la realidad.


Mi amiga, la que él conoció siempre me dijo: - Él solo te quiere por sexo, por nada más, aléjate, ámate, date tu lugar. Pero yo estaba enamorada de ese hombre que existía al comienzo, el cariñoso, el amable, el que decía amarme. Ese hombre jamás volví a ver. Yo le pedía que volviéramos a ser la pareja de novios del comienzo, que todo era hermoso al principio que volviéramos a ello y él me respondía: - Eso es muy difícil, ya no podemos volver a lo del principio-.


Ya su desinterés por mi era notorio, una noche me quedé a dormir con él y en toda la noche no se me acercó a abrazarme, yo moría de frío y agarré una sábana y me envolví en ella, pero seguía temblando de frío. A eso de las 4 de la madrugada se levantó, abrió el closet y sacó una cobija (yo ingenuamente pensé que nos arroparíamos) pero no, se envolvió él en la cobija, me ignoró a pesar de decirle que tenia frío y me estaban dando calambres en los pies, no le importó. Tan pronto amaneció, me levanté, me vestí y salí de ahí, no quería estar un minuto más bajo esa humillación. Pero me alejaba y a los pocos días yo misma terminaba rogándole vernos. En otras ocasiones él era quien me buscaba, me pedía vernos y obviamente el tema era sexo, no le interesaba nada más. Para obtenerlo me llenaba de palabras cariñosas (como al comienzo), y yo regresaba con él ilusionada en que todo iba a ser como al principio, que por fin había recapacitado y volvería a ser su amor, su único amor. (Y yo seguía cayendo mas bajo).


Hace un mes y medio me dijo que sus padres querían que él se casara y que le estaban organizando matrimonio con una prima en segundo grado, que él se iba a dar esa oportunidad y que lo nuestro jamás volvería a ser como antes. Que me pedía no alejarme, estar con él mientras definía que hacer.  Porque yo era muy importante para él y me quería mucho. Que ella vivía en otra ciudad, pero vendría a verlo. Yo ese día le hablé desde mi corazón, le dije que eso no estaba bien, que él estaba muy viejo para hacer lo que sus papás dijeran. Que por favor no cometiera ese error de casarse con alguien que no amaba. Que arregláramos las cosas, que si era preciso yo me divorciaba para poderme casar con él, que nos diéramos una oportunidad. (Pero a él yo no le interesaba ya). Ese día después de tener sexo (ya por obvias razones no diré que hacíamos el amor), me dijo que si podía hacerle el favor de irme, porque tenia que hacer una llamada a sus padres para hablar de ese tema y no quería que yo estuviera ahí. No le creí una sola palabra, sabia que tenia que devolver las llamadas insistentes de una mujer que estuvo llamando muchas veces mientras teníamos sexo. Una humillación más y yo seguía ahí sin dignidad pegada a él. Me fui, pero con mucho dolor en mi corazón.


 La verdad es que durante varios días él no me llamaba, se alejaba cada día más, yo le escribía por whatsapp y me ignoraba los mensajes o me contestaba cortante mucho rato después, no me respondía llamadas,  ya no había ningún acercamiento. Llevábamos unos 15 días asi, yo me moría por buscarlo, pero muchas personas, terapeutas, libros me aconsejaba el contacto cero, no buscarlo. Pero llegó su cumpleaños y no aguanté. Al final del día lo llamé, lo felicité y me despedí. A los 3 días no aguanté y lo llamé. Le dije que vendería los cuadros que le había comprado y que necesitaba unos números telefónicos que el tenia de los artistas que los pintaron, que me servirían para vender los cuadros. Me preguntó que acaso que iba a hacer y le dije que me iría de la ciudad, que ya mi divorcio había salido y que aunque él no lo había valorado, yo me iba a empezar de nuevo en otro sitio. (Realmente no me divorcié, se lo hice creer para ver su reacción, pero le importó un bledo). 


Me dijo que me quería mucho que yo tenia que entender que había conocido a alguien y que estaba con ella. Que el tenia derecho a buscar su felicidad. Le pregunté: - ¿Cómo así que conocí? ¿No que era con tu prima? ¿Cual felicidad? Será la de tus padres!!! (claramente yo nunca estuve en sus planes, su felicidad nunca fui yo) y ahí lo caché en la mentira. Trató de salir de esa con miles de excusas y explicaciones pero no pudo, no tenia argumentos válidos. Ahora se que siempre usó a sus padres como una excusa para que yo no me hiciera ilusiones con él. No había ninguna prima para casarse, era con la tal fiscal, que a estas alturas dudo que sea una fiscal. Debe ser alguna incauta que abordó en un centro comercial o en la iglesia. Porque lo que si tengo claro es que me llenó de mentiras durante un año. Y finalizó diciéndome: 


-Tu y yo terminamos hace un año. 
-Tuvimos una relación un año, o sea que para ti no fuimos nada todo este tiempo?- Le dije
- (no respondió)
Pero aun así, me pidió que fuera esa tarde a su apartamento que deseaba consentirme, que me quería mucho y me deseaba mucho aún. (lo que quería era sexo gratis)
Obviamente me negué y fue la ultima vez que hable con él. Ese día supe que era el final, me dolió, lloré en la ducha hasta que me desintegré. No dormí, sentí morir. Sin embargo aún quedaba algo en mi, por allá muy adentro que me decía: "No te dejes destruir, vas a salir de esta". Hablé con una amiga, ella me escuchó y me hizo ver muchas cosas, que serian el comienzo de mi sanación. Le envié al ex un audio por whatsapp diciéndole muchas cosas, desenmascarándolo y nunca más me volví a comunicar con él. Dejó el mensaje en visto y nunca lo respondió.
Y comencé a comprar libros on line, todo para superar una pérdida. Me leí varios autores, seguí a varios gurus por youtube, de como recuperarse de una ruptura. Pero solo hasta el día que leí en algún foro que recomendaban AMOR ZERO, lo busqué, lo descargué y me lo leí en 2 días, por fin descansé. Por fin entendí que era lo que me había pasado, que era lo que estaba viviendo. Por cual infierno había atravesado y tuve claro como iba a sanar. El libro parecía escrito como si hablara de él y de mi. Todas las características del psicópata, él las tiene y todas las de la victima las tengo yo. Temblaba leyendo el libro, no podía creer lo que leía, era increíble tanta coincidencia. Lloré leyendo algunos capítulos.
Me conquistó, me enamoró, me ilusionó, me engañó, me mintió, me utilizó, me explotó sexualmente, me fue infiel y finalmente me abandonó. Todo esto sin una pizca de remordimiento.

Solo han pasado 8 días de haber leído AMOR ZERO y de terapiarme con videos, y consulta psicológica y aunque a veces a él lo extraño, ya no me duele, ya hice conciencia que fui una victima más de un psicópata emocional, un psicópata narcisista, de un enfermo. Yo no tuve la culpa de nada, me liberé de mis culpas cuando entendí que solo fui una más que cayó en las garras de este sujeto. Una persona perezosa para trabajar, que le gusta la vida cómoda sin tener que hacer mucho esfuerzo. Gana bien con lo poco que hace y lo que sus padres le regalan.


Entendí tantas cosas y ate muchos cabos. En una de nuestras conversaciones yo le decía a él: - que no comprendía si había tenido tantas novias, ninguna se había quedado, que la culpa la tenia él, que nosotras no la teníamos, que el problema era él y que no se merecía ninguna de las mujeres que había tenido. Finalicé diciéndole. NO ME MERECES, SOY MUCHA MUJER PARA TI.


Cuando comenzamos la relación noté que ya había salido con otras antes, que habían ido a su apartamento y cuando aún estaba con alguna de ellas, trianguló conmigo, es decir, siempre reemplaza a una con otra, pero no la suelta hasta que no tiene a una nueva victima en sus manos.


Todos estos días he repasado uno a uno nuestros diálogos, atando y atando cabos y he caído en la cuenta de muchas cosas. Las señales existieron todo el tiempo y no quise verlas. Desde ese primer día que me abordó en el centro comercial, desde ahí todo comenzó mal. Él no vio en mi la mujer maravillosa y estupenda que soy, él solo vio una victima más para explotar sexualmente, emocionalmente y económicamente (aunque en esta ultima le falló, yo no tenia el dinero que el requería para explotarme, aunque logró descuadrarme la billetera en mas de una ocasión y dejarme sin un peso).


Gracias a AMOR ZERO hoy puedo estar libre y tranquila de culpas, me duele haber sido tan ingenua, me duele haber caído de esta manera, pero también comprendí que esa lección debía vivirla y obtener un aprendizaje. No es el porque me pasó, sino el para qué me pasó. Y hoy lo entiendo y estoy tranquila. Me da lastima de esa pobre victima que tiene ahora y las que vendrán, porque esto no va a parar nunca. Lo único que puedo decir a su favor es que jamas me alzó la voz, jamás me trató mal, jamás me golpeó, ni siquiera tuvo una mala palabra para mi, hasta en los peores momentos que yo estaba llena de ira, nunca me ofendió. Pero su peor pecado fue haber violado mi alma. Con eso hizo lo peor que un ser humano le puede hacer a otro.


Doy infinitas gracias a todos aquellos seres que de una u otra manera han querido ayudarme a mi recuperación.


Proyecto Alice en Youtube
Federico Hirigoyen
Domenec de Verdadera Seducción
Sergio Melchor
Walter Riso

Y tantos más que con sus vídeos, libros y consejos entraron en mi mente y corazón para salir de esta.
Pero especialmente al Dr. Iñaqui Piñuel, que sin este libro de AMOR ZERO, sus vídeos, sus consejos, su terapia, yo estaría aun nadando en el mar de la angustia, la incertidumbre, la culpa y el dolor.
Lo más importante de todo esto es que estoy recuperando mi matrimonio, recuperando a mi esposo, al cual dejé a un lado, del cual me separé por estar con este psicópata narcisista, dándole una nueva oportunidad a mi matrimonio, con un hombre que siempre estuvo pendiente de mi y que yo no valoré. Hoy puedo decir que gracias a esta amarga experiencia, pude reconocer el hombre tan valioso que la divinidad me entregó como esposo y que yo estaba dejando ir por alguien que no vale la pena. Aprendí y aprendí mucho de esta pesadilla. Y eso finalmente es lo que vale, aprender y corregir. No volver a caer y de verdad ser feliz!!!

Firmo como:


Victima de Amor Zero
Email: victimasdeamorzero@gmail.com
Colombia

Descarga el libro, léelo, sánate y pídele a tu divinidad que te llene de sabiduría y claridad para poder vivir este proceso de sanación.

2 comentarios:

  1. Increíble historia, me sentí leyendo mi propia realidad. Que bueno seria publicar el nombre de ese sicópata, para que otras mujeres no caigan.

    ResponderEliminar
  2. Pfff, acabo de leer los últimos 2 años de mi vida :(

    ResponderEliminar